La planificación meticulosa de Fred Zinnemann para esta gran película permitió rodar 400 escenas en sólo 4 semanas.